Información y consejos de Fitness

Tiempos de ejercicios, fase de regeneración y rutinas de entrenamiento


¿Cómo debe ser el calentamiento?

La fase de calentamiento general y activa involucra grupos de músculos grandes. El objetivo del calentamiento es aumentar la temperatura de funcionamiento del cuerpo. Esto se consigue cuando se pedalea, se corre o se salta la cuerda, por ejemplo. Un calentamiento debe durar unos 5-10 minutos, pero la intensidad no debe ser demasiado alta. Solo se tienen que activar y estimular los músculos.


¿Cuánto debe durar una sesión de entrenamiento?

La duración de tu entrenamiento puede depender de varios factores, como tus objetivos, la frecuencia de entrenamiento, la frecuencia con la que vas al gimnasio, tu rutina diaria o tu experiencia en el deporte. Un entrenamiento de cuerpo completo probablemente tendrá que ser más corto para un principiante que para un deportista experto. Un entrenamiento específico para las piernas o la espalda también tendrá que durar más que uno para los brazos. Así que no hay una duración de entrenamiento óptima, pero hay ciertas cosas que tienes que tener en cuenta:

  • La sesión debe estar orientada a los objetivos que te hayas marcado.
  • Siempre debes tener un plan de entrenamiento.
  • El foco tiene que estar puesto en el entrenamiento.

Tiempo de entrenamiento: No es tan importante cuando entrenas, lo importante es que lo hagas. Cada tiempo de entrenamiento tiene sus ventajas e inconvenientes. La clave es encontrar el momento adecuado para dedicarte a entrenar, o cómo encajar el entrenamiento en tu rutina diaria.

¿Cuándo empieza el cuerpo a quemar grasa?

El cuerpo comienza a quemar grasa tan pronto como empieza la sesión de entrenamiento. Sin embargo, la proporción de energía por la quema de grasa es, en un inicio, muy baja y aumenta después de 30 minutos de ejercicio moderado constante, para aportar la mayor parte de energía al cuerpo.


¿Cómo consigo el éxito atlético a largo plazo?

Ejercítate con un plan de entrenamiento, porque una meta sin un objetivo es solo un deseo. Mucha gente a menudo vagan por el gimnasio sin una planificación y no saben realmente qué ni cómo entrenar. El entrenamiento basado en tu estado de ánimo, no es efectivo ni te ayudará a largo plazo. ¡El éxito requiere un enfoque planificado! Debes tener un plan de entrenamiento profesional y bien estructurado para que el fortalecimiento y la tonificación sean efectivos.

Las ventajas de tener un plan de entrenamiento:

  • Proporciona una estructura sistemática al entrenamiento para lograr el objetivo marcado. 
  • Un buen plan de entrenamiento empieza con el nivel de fitness actual y lo adapta paso a paso.
  • Permite que el plan sea periódico.
  • Proporciona una estructura básica con frecuencia de entrenamiento, selección de ejercicios, número de series y repeticiones, etcétera. 
  • Marca un equilibrio entre el trabajo a realizar y la regeneración.
  • Proporciona a los principiantes la ayuda y orientación necesarias. 
  • Aporta estructura a la rutina diaria de entrenamiento y es un indicador de la cantidad de consejos, sobre el tema, disponibles en el mercado.
  • Se utiliza para analizar y registrar las sesiones de entrenamiento completadas.
  • Una estructura fija te ahorra mucho tiempo.

Es importante entrenar regularmente durante un largo periodo de tiempo. Por tanto, tienes que encontrar un deporte o plan de entrenamiento que te resulte divertido y puedas mantener en el tiempo. También deberías celebrar tus pequeñas victorias y progresos, para mantener tu motivación alta. El entrenamiento debe ser parte de tu vida diaria, igual que cepillarte los dientes. Puede suponer una "obligación" al principio, pero después se convertirá en una rutina y una pasión. Siéntete bien cada vez que progreses. Es posible que después de un tiempo entrenando quieras evolucionar probando nuevos métodos de entrenamiento, ejercicios e incluso deportes.

Fases de regeneración:

Hay muchas maneras de regenerar mejor el cuerpo. Además de regenerar el cuerpo de forma pasiva, también puedes hacerlo activamente. Esto incluye, por ejemplo, un pequeño entrenamiento de resistencia, seguido de un estiramiento dinámico. El entrenamiento regenerativo aumenta la resistencia física general y la resistencia. Es importante no forzar los músculos, sino utilizarlos un poco. Estirar también es altamente recomendable. Además de aflojar el tejido conectivo y cualquier tensión, mejora la circulación de la sangre hacia los músculos. Esto facilita el suministro de oxígeno y nutrientes a los músculos, lo que en última instancia también puede promover la regeneración. Una sesión de sauna es también una buena manera de regenerar activamente el cuerpo. El calor relaja los músculos. Las toxinas se eliminan rápidamente y el tono muscular se relaja. 


Consejos útiles para las fases de regeneración:

  • Mantén una dieta equilibrada
  • Haz entrenamiento de regeneración
  • Descansa lo suficiente y con calidad
  • Visita la sauna
  • Reduce el estrés con las rutinas de entrenamiento: por regla general tienen que estar a la altura de tus objetivos. Pero sobre todo: ¡la calidad antes que la cantidad! Escucha a tu cuerpo y ajusta el entrenamiento según tus necesidades. Entrena tantas veces como quieras y durante el tiempo que quieras, siempre y cuando estés progresando hacia tus objetivos y ¡diviértete!