Maltese cuisine

 

Fusión de comidas
Algo así como 60 millas hacia el suroccidente de Sicilia se encuentra un grupo de islas políticamente independientes desde 1964 y con 400.000 habitantes: la República de Malta. Tan cerca de Italia que se esperaría comida italiana sobre las mesas de los restaurantes y de los hogares, pero este es sólo un capítulo de toda la historia. Otros vecinos también dejaron influencias perceptibles, más que todo griegos, franceses, británicos y africanos del norte. Ahí lo tienen, la última y más atractiva fusión de varias cocinas alrededor del mar Mediterráneo.

Pequeño sabe delicioso
El fuerte interés por los productos de la propia huerta es lo que separa a un chef maltés del resto de Europa. Con un clima templado (recientemente, «International Living» escogió a Malta como el país con el mejor clima del mundo), una riqueza tremenda de diferentes verduras, lechugas y frutas florece en los campos de Malta. Calabacín, alcachofas, alubias, coliflores y tomates, entre otros, así como duraznos, limones, naranjas y varias bayas. 
Es la tierra de los sueños para aquellos devotos de la comida fresca, y si usted quiere disfrutar este lujo, prepare la versión maltesa de la «Ratatouille», llamada «Kapunata». Puede servirse como un estofado o como salsa, acompañada de pescado o carne a la parrilla. La picadora del Braun Multiquick Artiste le ayudará a prepararlo adecuadamente. 

Invención de la «comida lenta»
Leña es algo de lo que nunca hubo mucho en Malta. En siglos pasado, esto significó la necesidad de métodos para ahorrar energía y la invención de la «comida lenta», es decir, esperar un poco cuando se tiene hambre. De hecho, un plato tradicional maltés hierve durante horas a fuego lento aún en nuestros días. 
El «Ross fil-forn» (arroz horneado) con carne picada y salsa de tomate es un plato típico, pero usted puede acelerar el proceso usando la poderosa picadora Multiquick Artiste de Braun para alistar la carne. 


Fácilmente, usted encontrará muchas recetas interesantes de platos malteses, lo que tiene que añadir es el espíritu: la atención a las verduras frescas y a la versatilidad de los diferentes tipos de pescado, el valor de cocinar sin ninguna presión por el tiempo en un estado de relajación y las atracciones sensoriales de usar tradiciones culinarias de Europa del Sur y África del Norte.
Disfrute del proceso de cocinar y disfrutará comiendo.