Italian cuisine

 

103 provincias de buen gusto

Probablemente no hay otro país en el mundo que esté tan orgulloso de su amplia gama de variaciones y de especialidades regionales como Italia. 20 regiones y 103 provincias contribuyen con sus recteas distintivas a la «cucina italiana». Recientemente, se contaron 2.171 especialidades regionales. 
Obviamente, todos los italianos parecen tener al menos una cosa en común: la pasión por los aromas seductores, los colores naturales y la satisfacción del paladar. Así que si usted desea traer algunos platos italianos a la mesa, prepárese para dejar que su paladar viaje en una aventura desde Milán hasta Florencia, Roma, Nápoles, Palermo... 

¿Pasta fresca o seca?
En el norte de Italia, las personas tienden a comer más pasta fresca. En el sur, la pasta seca, hecha de trigo duro, es la regla general. ¿Cuál es la diferencia?
La pasta fresca está hecha de huevos y sólo necesita unos segundos para hervir, mientras que la pasta seca necesita cerca de diez minutos para cocinarse al dente. La pasta fresca es mejor con salsas cremosas y la seca va bien con salsas de tomate, pesto y otras salsas con acento sureño, esto es, con aceite de oliva. 
Sin embargo, si usted quiere sorprender a sus invitados, haga su propia pasta fresca, tal vez rellena con carne picada o un puré de verduras. Multiquick Artiste de Braun es capaz de darle a sus ideas ese cierto toque italiano. 

¿«Primo o secondo»?
En una tarde de cocina, el orden típico italiano entre el antipasto y el digestivo no está estrictamente organizado, por supuesto. Eso simplemente no sería italiano.

Para empezar, el antipasto es opcional. El  «primo piatto» (primer plato) puede ser una sopa, una pasta, un plato de arroz, ñoquis o polenta. Con el «secondo piatto» (segundo plato o plato principal) usted sirve algunas proteínas -carne o pescado- y «contorni», algunos de los más delicados acompañamientos compuesto por verduras. Usualmente, las ensaladas se sirven después del plato final, pues se supone que limpiará el paladar antes del último placer: algunas frutas con «formaggio» (queso), un pequeño postre - «dolci»- y después de eso, un espresso. 
Después de todo, usted sabe porqué es buena la comida italiana. Aporta felicidad a su vida. 

Una aventura infinita en el sabor
Cuando las comidas rápidas amenazaban con hacerse con Roma, un valiente hombre italiano llamado Carlo Petrini fundó el movimiento de la «comida lenta». Cualquiera puede ser parte de él y cuando sea que use su horno en un estilo italiano, recuerde que la quinta esencia de la comida italiana es la celebración de la comida de calidad, fresca y deliciosa. Variaciones infinitas con un corazón cultural (algunos platos varían según los cocineros o de familia en familia). Un cocinero italiano nunca sigue las recetas escritas, sino su gusto y espontaneidad. Así que saque su Multiquick Artiste de Braun y empiece a crear su propio menú italiano.