El gran deseado
Podemos encontrar dos tipos de personas: los amantes del pescado y los que lo odian. Por suerte, entre estos dos tipos, existe un asombroso y maravilloso pescado: el salmón. Por lo general, incluso aquellos que detestan casi todo lo que vive bajo el agua acaban disfrutando con el salmón.


El salmón puede servirse frío o caliente. Es muy dificil echar a perder un buen salmón. Por esto se ha convertido en un objetivo dentro de la cocina creativa. Por ejemplo, «The Fat Duck» (El pato gordo) -uno de los mejores sitios para comer en el mundo-, ha creado un delicioso «salmón escalfado con regaliz». 

Comida Saludable
El salmón es un pescado increíble en todas sus formas, pero, antes de nada, se merece el título de número uno…
Nutricionistas de todo el mundo constantemente demuestran que el ácido gráso Omega-3 fortalece el corazón, agilza la mente y ayuda a mantener la buena forma. Además de estos efectos, y aunque no termine de creerlo, el salmón es un gran aliado ante la depresión y el mal humor.
¿Y todo esto se consigue con algo que sabe bien? Bueno, eso ya depende un poco de su habilidad y sus ideas.

Siéntase libre de combinar
El cocinero intrépido sabe cómo cocinar salmón de múltiples maneras más allá del simple filete en salsa o las delgadas rodajas crudas con un buen acompañamiento. Por ejemplo, ¿alguna vez ha probado un rollito relleno de salmón y salsa de frutas? ¿O una crema de aguacate y salmón? ¿Un paté de salmón?... ¿Tal vez pasta rellena con un puré de salmón, perejil, queso mozzarella y un poco de limón? Pruébelo.
Será un placer para su Minipimer Multiquick Artiste mezclar salmón con algunas de sus cremosas y picantes salsas con lo que podrá sorprender gratamente a sus invitados

No se preocupe por los colores
Tal vez usted ha notado que los colores del salmón van desde rosado y rojo hasta un anaranjado, más bien pálido. La razón es que mientras que en el Atlántico domina un sólo tipo de salmón, hay cinco tipos de salmón en el Pacífico (Chinook, Sockeye, Coho, Rosado y Chum).
Cuando vaya a comprar pescado a un supermercado o a una pescadería asegúrese de tener un lugar fresco donde guardarlo. El pescado es sensible a altas temperaturas. Si tiene que descongelarlo, hágalo en la nevera y no al aire libre. Mientras que se descongela, descanse y piense en la nueva receta que va a crear.