Cómo alimentar a un niño enfermo (niños entre 1-3 años)

Cuando un niño está enfermo puede que no quiera comer casi nada y duerma más de lo normal. Aunque es preocupante ver cómo tu hijo rechaza la comida, a corto plazo no es necesariamente una causa importante de inquietud. Un niño sano y bien alimentado no sufrirá mayores daños si come poco durante unos días. Sin embargo, es vital que continúe ingiriendo líquidos adecuados.
De hecho, los líquidos son el factor crucial a recordar si tu hijo está enfermo y no quiere comer. Son la prioridad. Tomar a menudo tragos pequeños de agua es fundamental. Recuerda, una pajita podría facilitar que tu hijo beba. Mantén los líquidos a temperatura ambiente.

Si tu hijo puede tomar más que sólo agua, la fruta diluida o el zumo de verduras pueden ser fácil de digerir y son opciones más nutritivas que los batidos de frutas. Los caldos, sobre todo de pollo, calman y son fáciles de preparar utilizando una batidora manual Braun Minipimer.

Lo más importante que hay que recordar es que un niño enfermo necesita un menú nutritivo para ayudarle a ponerse mejor cuanto antes, mientras obtiene lo mejor de cada cucharada.

Consejos para enfermedades específicas*

Fiebre
Ofrécele a tu hijo una dieta normal además de muchos líquidos. Si tu hijo tiene mucha fiebre durante más de 24 horas, consulta a tu médico o pediatra.

Dolor de garganta
A niños mayores de 12 meses les puedes calmar con agua templada y un poco de limón, endulzado con miel. El helado o los licuados de fruta pueden añadir al valor calórico de las comidas si el dolor de garganta hace que tu hijo no coma demasiado.

Deposiciones líquidas/Diarrea
Es importante mantener la ingesta de líquidos de tu hijo con agua, caldos o, si la diarrea es muy severa, con preparados electrolíticos de farmacia (sigue las instrucciones del fabricante en lo referente a los límites de edad). Sino, mantén una dieta normal con alimentos suaves como verduras bien cocinadas, arroz y carnes sencillas. Si la diarrea persiste, consulta a tu médico o pediatra.

Estreñimiento
La fibra de los cereales ayuda mucho a mejorarse de un ligero estreñimiento. Los cereales del desayuno con base de trigo o integrales, el pan integral y la pasta integral, pueden ser unos nuevos elementos de la dieta muy útiles para ayudar a aliviar el estreñimiento. Sin embargo, para que estos alimentos ayuden, se deben tomar más líquidos, preferiblemente agua o zumo de fruta diluido. El distinto tipo de fibra hallado en frutas o en verduras también puede ser de utilidad.

*Por favor, ten en cuenta lo siguiente: en caso de duda o si la enfermedad persistiera, siembre deberías consultar a tu pediatra o médico, de no haberlo hecho ya.