Preguntas frecuentes 24 - 36 meses

Preguntas frecuentes 24 - 36 meses

1. ¿Cuánto debería comer mi bebé en cada comida?

Esto depende de cada niño y de cada día. La cantidad que ofrezcas a tu hijo/a debería aumentar gradualmente. Acabarás sabiendo la cantidad de comida que tu hijo come. Sabrás que es suficiente mientras siga creciendo normalmente. Si su peso baja una línea del percentil deberías hablar con el pediatra o visitar a un profesional sanitario para asegurarte que está comiendo una dieta equilibrada. En general las comidas deberían ser un tercio carbohidratos con almidón (por ejemplo, pan, pasta, patatas y arroz), un tercio frutas y verduras, y un tercio carne, pescado y legumbres. En esta fase, se le debería ofrecer un sabroso plato principal y un postre que podría ser fruta, yogur o un flan de leche.

2. ¿Debería dar a mi hijo zumo de frutas a la hora de las comidas?

Zumos bien diluidos no son un problema, y muchos bebés se beneficiarán con las bebidas de frutas ricas en vitaminas. Por ejemplo, la vitamina C ayuda a absorber el hierro. Sin embargo, existe el riesgo de que tu bebé pueda llenarse con las bebidas y coma menos cantidad de alimentos más nutritivos. Puedes alternar entre darle un vaso pequeño de agua con las comidas y un vaso pequeño de zumo de frutas bien diluido.

3. Mi bebé no quiere comer verduras. ¿Qué puedo hacer?

Tu actitud hacia la comida es crucial, ya que tu bebé se dará cuenta muy pronto de lo que te gusta y de lo que no te gusta y podría imitarlo. Así que asegúrate que el resto de la familia coma también muchas verduras. Es importante recordar que mientras que tu hijo consuma un buen surtido de nutrientes y mientras los obtenga de los alimentos de su dieta, objeciones ocasionales no son tan importantes. La clave es ser paciente y persistente, y si el bebé rechaza un día una verdura, no pienses que nunca jamás la va a comer. Simplemente continúa ofreciéndosela sin montar ningún escándalo. Si un niño se da cuenta de que por no comer un alimento puede conseguir mucha atención seguramente repetirá su comportamiento con la esperanza de conseguir más atención. Trata de elogiarlo cuando coma verduras, puede resultar muy efectivo. También puede que esté ingiriendo más verduras de lo que crees si cuentas con la verdura que come en los platos que tú preparas, como tomates o cebollas.