Trucos para la comida para llevar de tus hijos

Trucos para la comida para llevar de tus hijos

Para viajes largos es bueno tener contigo un suministro de tentempiés sanos, ya que los comprados fuera de casa suelen tener un alto contenido de grasas, azúcares o ambos.

Y recuerda, los bebés y los niños muy pequeños no deberían comer en un coche mientras se está moviendo ya que un frenado brusco podría hacer que se ahogaran (¡o, como mínimo, ensuciarlo todo!). Da igual que edad tengan tus hijos, asegúrate que hay un adulto supervisando las comidas para llevar, y trata siempre que sea posible de parar en una zona de servicio para comer.

Comida para llevar para bebés

Trucos para la comida para llevar de tus hijosUn viaje largo, sea en coche o en tren, no es el momento para experimentar con nuevos sabores. Básate en los ya establecidos favoritos que sabes que tu bebé conoce. Cuanto mejor aspecto tenga la comida, más probabilidades tendrás de que el bebé se la coma. Utiliza distintos colores, formas y tamaños para mantener alto su interés. Cuando fuera haga calor, trata de mantener la comida y bebida de tu bebé en una nevera portátil con paquetes de hielo para mantenerla fresca y apetitosa.

Toallitas húmedas o una tela mojada en una bolsa de plástico son vitales para limpiar los vertidos que sin duda experimentarás. No olvides los baberos, ya sea para que sirvan como toalla o como recipientes para atrapar todo lo que tu bebé tire. Llevar muchas bolsas de plástico resultará útil para las sobras, herramientas pegajosas, tazas, cacharros, etc.

Caprichos para niños durante un viaje

Los niños disfrutan comiendo comida que parece que ha sido preparada pensando en los niños, ¡así que piensa en un "tamaño como mordiscos"! Wraps o sándwiches cortados en pequeños trozos resultan mucho más apetitosos que un bocadillo para adultos, ya que con sus pequeñas manos resultan difíciles de sujetar y controlar.

Todos estos rellenos para sándwich son adecuados y fáciles de preparar con tu batidora de mano Braun Minipimer:

  • Piña y queso de crema
  • Humus
  • Salmón cocido con un poco de puré de tomate O espinacas con pesto
  • Atún, maíz dulce y un poco de mayonesa o nata
  • Requesón con aguacate y pepino

Trucos para la comida para llevar de tus hijos

Las frutas y verduras pequeñas son una gran opción para niños que no quieren afrontar una gran cantidad de comida a la vez. Los tomates cherry (para niños más mayores), trozos de zanahoria o pepino, nectarinas y frutos secos (¡especialmente las cajas pequeñas de pasas!) son todas buenas opciones. Pequeños cuencos con ensaladas de frutas son sanos y refrescantes y una variedad de fruta añade interés para los niños en los viajes largos y cansados. También puedes intentar utilizar alimentos fácilmente transportables como barras de muesli caseras que no sólo son deliciosas y fáciles de transportar, sino que también son baratas de hacer y se utilizan ingredientes que van soltando su energía lentamente.

Pequeñas tarrinas de espesos purés hechos antes de salir con tu batidora manual Braun Minipimer son un éxito, sobre todo si los sirves con trozos de verduras crudas, palillos de pan o rodajas de pan de pita.

Bebidas para llevar

Para evitar que tu hijo tenga sed por el camino acuérdate de llevar abundantes líquidos contigo. De lejos la mejor bebida siempre es el agua, ya sea en botellines de plástico o en frascos rellenables. Para darles un capricho, envases pequeños o individuales de zumos de frutas son bienvenidos, ¡pero las bebidas gaseosas llenas de azúcar y cafeína sólo traen problemas!